domingo, 15 de mayo de 2016

Día dos

Segundo día de residencia.
Domingo, silencio absoluto y apenas un sol.
Vienen visitas, voy al pueblo a hacer las compras, se prepara un almuerzo, me gusta cocinar.

Tengo en mente algunas ideas pero ninguna con forma, no aparece el deseo y me molesta.

Sé que el ejercicio para hoy está escrito por ahí pero no lo leo, así que lo desconozco y no hago nada y no siento culpa por eso. Pasa el día, pienso que es domingo y que los domingos nos son para trabajar.



No hay comentarios: